Los Proto-rosacruces

Artículo anterior: La Rosacruz alquímica


La historia del rosacrucismo puede ser dividida en tres etapas. 

*** Para ver el contenido completo, debes suscribirte como colaborador en este enlace. ***

En primer lugar, podemos hablar de una primera etapa proto-rosacruz, donde -bajo la influencia del conocimiento hermético y la experiencia de los alquimistas- se fueron desarrollando diversas fraternidades, sectas y cofradías que luego confluirían en la Europa en la forma del rosacrucismo moderno, a principios del siglo XVII, donde puede ser situado el origen histórico del fenómeno de la Rosacruz.

Fama Fraternitatis rosacruzEn esta época aparecieron los tres “manifiestos” rosacruces, que marcaron el comienzo de una segunda etapa de un rosacrucismo “primitivo” que fue exteriorizándose en la forma de sociedades y órdenes para consolidar un rosacrucismo “tradicional”, emparentado con la Masonería y con otras órdenes fraternales de Occidente. El grupo más importante de este período, floreciente en el siglo XVIII, fue la “Sociedad de la Rosacruz de Oro” que adoptó un sistema de nueve grados que se institucionalizó en 1777 y que influyó en varias órdenes posteriores.

Con la decadencia y desaparición de la Rosacruz de Oro, varios grupos aparecieron y desaparecieron durante el caótico siglo XIX hasta que el impulso rosacruz llegó a los Estados Unidos de Norteamérica, donde Paschal Beverly Randolph impulsó la “Fraternitas Rosae Crucis” en 1858.

La tercera etapa histórica de la Rosacruz (neorosacrucismo) puede situarse entre mediados del siglo XIX y principios del XX, donde aparecieron diversas sociedades y grupos que se autoproclamaban rosacruces, principalmente en EE.UU., Alemania, Francia e Inglaterra. De todas estas iniciativas cabe destacar cinco: la Antigua y Mística Orden Rosae Crucis (AMORC, Spencer Lewis), la Rosicrucian Fellowship (Heindel), el Lectorium Rosicrucianum (van Rijckenborgh), la Fraternitas Rosicruciana Antiqua (Krumm-Heller) y la Fraternitas Rosae Crucis (Swinburne Clymer) y también cabría destacar la labor -desde el movimiento teosófico- de Rudolf Steiner, Franz Hartmann y Marie Russak. 

*** Para ver el contenido completo, debes suscribirte como colaborador en este enlace. ***

Dee, Maier y Fludd

Aunque el manifiesto de la “Fama Fraternitatis” fue publica­do en el año 1614, algunos investigadores creen que el mismo circuló -en forma de manus­crito- unos veinticinco años antes de ser impreso.  Esto podría indicar que la Fraternidad de los rosacruces comenzó sus trabajos en forma velada a mediados o fines del siglo XVI.

En esos días, un personaje enigmático cautivaba a la no­bleza europea: se llamaba John Dee (1527-1608). De acuerdo con Frances Yates: “Dee [era] un típico mago de fines del Re­nacimiento, un personaje que combinó “la magia, la cábala y la Alquimia” para alcanzar una perspectiva del mundo en la cual, extrañamente, la ciencia que progresaba se mezclaba con la an­gelología”. (1) Esta investigadora no duda en asegurar que “de­trás de los manifiestos [rosacruces] se hallaban los movimientos del pensamiento iniciados pocos años antes por John Dee en Bohemia, y que el breve reinado de Federico e Isabel en el Pala­tinado fue una edad de oro del hermetismo, nutrida por el movi­miento alquímico que encabezaba Michael Maier y por la Monas Hieroglyphica de John Dee, con todo lo que esto implicaba”. (2)

John Dee frente a Isabel I

John Dee frente a Isabel I

Con referencia a la Confessio Fraternitatis, Yates comen­ta que ésta “fue publicada con un pequeño tratado anexo en latín intitulado “Breve consideración de una filosofía más secreta”, el cual se basaba en la obra de John Dee “Monas hieroglyphi­ca”, tanto que es, en gran parte, una cita literal de dicha obra. La “Breve consideración” está indisolublemente ligada con el manifiesto rosacruz que la sigue, la Confessio, y ésta a su vez está también indisolublemente ligada con el primer manifiesto, la Fama, de 1614, cuyos temas repite. Resulta pues evidente que la “filosofía más secreta” es la filosofía de John Dee, tal como está resumida en “Monas hieroglyphica”. (3)

Nadie se atreve a señalar a Dee como fundador de la Orden, pero varios investigadores lo consideran el principal inspirador del contenido espiritual y filosófico que impregna los manifiestos. Verdaderamente, en este período de fines del siglo XVI el ambiente intelectual europeo era propicio para la aparición de un movimiento subterráneo como la Ro­sacruz y en este sentido hay que señalar también el aporte fun­damental del médico luterano Michael Maier, autor de la obra al­química “Atalanta fugiens”, que escenifica la historia mitológica de Atalanta, tal como la presenta Ovidio en su “Metamorfosis”.

Atalanta Fugiens

Escena de Atalanta Fugiens

En este libro, que consta de 50 cuadros alegóricos, se resume la tradición hermético-alquimista y se deja entrever el magno misterio de la Rosacruz. En uno de los grabados más bonitos, un caminante sin pies está parado ante un portón cerrado con tres candados que le impiden la entrada a un jardín de rosas. La lámina dice: “El que quiera ir al jardín de rosas filosófico sin tener la llave hace como el hombre que quiere andar sin pies”. Más abajo se puede leer: “El Rosal de los Sabios se adorna con mil flores, / pero poderosos cerrojos siempre cierran su puerta. / Su única llave es, para el mundo, cosa vil: / si tú no la tienes, quieres correr privado de piernas. / Tú afrontas en vano las pendientes del Parnaso / cuando sobre el suelo liso te tienes con gran trabajo”. (4)

Michael Maier (1568-1622) fue médico de cabecera de Ro­dolfo II, conocido en sus días como el “Hermes alemán”, dada su afición por las artes herméticas. Su corte, en la ciudad de Pra­ga, tenía una fuerte influencia de los más notorios ocultistas de la época, entre ellos John Dee, Edward Kelley, Giordano Bruno y Johannes Kepler.

Michael Maier

Michael Maier

¿Fue Michael Maier el principal impulsor de la corriente ro­sacruz de principios del siglo XVII o simplemente ejerció una fuerte influencia en Andreae al escribir sus obras?

Esta respuesta difícilmente puede ser contestada en forma categórica, aunque es evidente que “Atalanta Fugiens” es una obra que “destila rosacrucismo” y que varias amistades de Maier fueron piezas clave en la formación de la Fraternidad Rosacruz.

El contacto de Maier con el médico paracelsista Robert Fludd no está probado, aunque si analizamos los círculos sociales en los que ambos se movían y algunas evidencias más sutiles, es altamente probable que tanto Fludd como Maier hayan “conspirado” en Inglaterra para generar un “caldo de cultivo” que fuera propicio para la gestación de un movimiento como el rosacruz.

Robert Fludd

Robert Fludd

Yates concluye que “aunque tanto uno como el otro negaron ser rosacruces, ambos hablaron con interés y aprobaron los ma­nifiestos rosacruces, y en términos generales sus filosofías están de acuerdo con las actitudes expresadas en dichos Manifiestos. Sin embargo, las formas de pensamiento que veladamente se expresan por medio de la ficción en la Fama, la Confessio y las Bodas son desarrolladas por Fludd y Maier por medio de biblio­tecas enteras de voluminosos libros, que fueron publicados en los años siguientes a la aparición de esas tres interesantes obras. Fludd da una expresión muy completa a la filosofía del Macro­cosmos y el microcosmos, mientras que Maier expresa brillan­temente los temas de la Alquimia espiritual. El sólido apoyo de Fludd y Maier da realidad al mito rosacruz, que empieza a pa­recer un movimiento basado en una seria producción literaria”. (5) 

*** Para ver el contenido completo, debes suscribirte como colaborador en este enlace. ***

La defensa del rosacrucismo que realizaron estos intelec­tuales europeos fue muy elocuente, y llegaron a afirmar que la tradición rosacruz era la sucesora de “los brahmanes hindúes, de los egipcios, de los eumólpidos de Eleusis, de los misterios de Samotracia, de los magos de Persia, de los pitagóricos y de los árabes. De hecho todos ellos reflejan el pensamiento de una Tradición que bebe del centro de la idea y se relaciona con el pensamiento adámico”. (6)

Autor: Phileas del Montesexto
www.phileasdelmontesexto.com


Bibliografía

*** Para ver el contenido completo, debes suscribirte como colaborador en este enlace. ***


Notas del texto

(1) Yates, Frances: “El iluminismo rosacruz”
(2) Yates: Op. cit.
(3) Yates: Op. cit.
(4) Maier, Michael: “Atalanta Fugiens”
(5) Yates: Op. cit.
(6) Yates: Op. cit.

2 Responses to Los Proto-rosacruces

  1. lucha ramirez 10 septiembre, 2018 at 3:28 am #

    es interesante el estudio esoterico y mas aun tener donde estudiarlo, gracias…

Trackbacks/Pingbacks

  1. La Rosacruz de los Manifiestos - SANCTA SANCTORUM - 3 agosto, 2018

    […] Artículo anterior: Los proto-rosacruces […]

Deja un comentario

Powered by WordPress. Designed by WooThemes