Los caballeros del Santo Grial (Manly Palmer Hall)

Los caballeros del Santo Grial (Manly Palmer Hall)


Escucha el artículo en MP3 aquí




Antes de comenzar a abordar el estudio de las leyendas del Grial, será bueno para todos los que estén interesados en leer los cuentos que hoy figuran bajo el título de cuentos de hadas para niños. Por ejemplo, la historia de un buen rey Arturo y su Mesa Redonda es un mito cósmico, y si bien hay pocas dudas de que vivió también como hombre, el verdadero misterio como en la historia de Cristo, no es la historia literal, sino la gran verdad mística u oculta que esconde bajo la alegoría y la parábola. Lo mismo sucede con la historia de Parsifal, la cual nunca podrá ser entendida y apreciada realmente hasta que el estudiante vea en el Caballero y después Rey de la Copa Sagrada su propio desarrollo espiritual y también debe dominar las tentaciones si quisiera convertirse en un Rey del Grial.

Dicha verdad es la leyenda de la Tabla Redonda, dada al rey Arturo como regalo de bodas. Todos los verdaderos estudiantes saben lo era que la boda. No la terrenal, sino la boda Espiritual e Intelectual en el interior del Iniciado, cuando el espíritu y el cuerpo están unidos eternamente, cada uno hace el juramento de honrar y proteger al otro. De tal matrimonio era la unión de Arturo y Ginebra en la leyenda del Rey.

Vamos a considerar en primer lugar la llegada del Rey Arturo. Leemos en la leyenda de Arturo respecto a Merlín el Mago, el hombre sabio que se dice estaba a cargo de la venida del Rey durante su juventud. Merlín representa la mano de los Hermanos Mayores, quienes sabían que un gran ego había venido al mundo, se habían consagrado a la obra de prepararlo para su misión.
Fue bajo la dirección de Merlín, la mente maestra, que la piedra y el yunque la con espada clavada aparecieron en la plaza de la ciudad cuando fue necesaria la elección de un nuevo rey. Fue él también quien llamó a todos los valientes caballeros del país y les dijo que el que pudiera sacar la espada sería el rey de toda la tierra. Y de todos los caballeros de la tierra, el joven Arturo fue el único que pudo sacar la espada.

Hay un maravilloso misterio del alma contenido en esa alegoría divina. Vamos a leer las letras que estaban grabadas sobre la espada. “QUIEN CONSIGA SACAR LA ESPADA DE ESTA PIEDRA Y ESTE YUNQUE, SERA REY DE INGLATERRA”.

La Piedra Cúbica es el cuerpo; así se lo ha simbolizado durante siglos, y hoy en día entre los masones el Sillar es el símbolo del hombre. La experiencia es el yunque, y es sobre este yunque que se templa la espada. La espada es el espíritu, y el que quiera ser Rey en el verdadero sentido espiritual de la palabra primero debe mostrar su poder divino mediante la liberación de la Espada del Espíritu de las cubiertas del hombre inferior y el mundo.
Este es el mismo símbolo que el más tarde fue utilizado por Sir Galahad, el caballero cándido, la personificación del hombre purificado, quien llega sin una espada pero que luego se arma con la espada del espíritu que saca de la piedra que estaba flotando en río (de la vida) que cruza Camelot.

Sir Galahad tenía la fuerza de diez porque su corazón era puro, y el Caballero de hoy en día debe seguir en el mismo camino.
Si has leído la historia del Rey Arturo, recordarás cómo entregó a Excalibur, la espada encantada, y cómo fue recibida por una mano vestida de seda blanca que surgió del agua. Excalibur representa la luz y la verdad, que son las armas del verdadero Iniciado.

En Inglaterra en una pared de Winchester todavía cuelga la Mesa Redonda del Rey Arturo. En el centro de la mesa tiene una hermosa rosa pintada en colores naturales. Este símbolo es el de los Rosacruces, los antiguos alquimistas y hay una conexión directa entre la leyenda del Rey Británico y los antiguos filósofos del fuego.

Ahora volvamos nuestra atención por un momento a la historia del Santo Grial, o la copa de la que bebió Cristo en la Última Cena y con la que se dice que recogieron su sangre al morir en la cruz. Leyendas antiguas nos dicen que esta copa fue hecha de una piedra sagrada que había sido joya de la corona de Lucifer, la energía dinámica del universo. Se dice que la piedra verde había sido golpeada de la corona de Lucifer por el arcángel Miguel durante la famosa batalla en el cielo.

Después de la muerte de Cristo se dice que José de Arimatea agarró la copa sagrada y la lanza de la Pasión y se los llevó a una tierra lejana. Deambuló con sus reliquias sagradas a través de Europa y se dice que finalmente murió, y los que vinieron después de él luego de muchos siglos de tribulación llevaron las reliquias sagradas a Montsalvat en el norte de España donde permaneció hasta que Parsifal finalmente llevó el grial y la lanza de nuevo al Oriente, donde se conserva actualmente.

Es en torno a esta copa y la lanza fue que las leyendas de Parsifal y el Rey Arturo fueron escritas, y es a través del estudio de este hecho que nos permite comprender mejor el misterio de la Gran Logia Blanca de la cual la Mesa Redonda de Arturo y el templo circular de los caballeros del Grial son símbolos.

A pesar de que ya no tenemos la copa como símbolo físico, no se ha ido de entre nosotros, y como en los antiguos días los valientes caballeros de la mesa redonda salían a luchar por lo correcto, así los caballeros de hoy que pertenecen a la Gran Hermandad Blanca salen al mundo en nombre de la verdad y trabajan con la humanidad buscando corregir los males del mundo. Se dice que los caballeros de la corte de Arturo siempre lucharon por la virtud y la pureza, y lo mismo hicieron los que cabalgaron en Montsalvat.

La copa del Grial es el símbolo de la fuerza creadora de la naturaleza; es también el símbolo de la raza humana, que poco a poco va aprendiendo los misterios de la creación. Dentro de la copa esta la sangre de Cristo, esa fuerza que está transmutando el cuerpo en alma, rápida o lentamente a medida que le damos mayor o menor oportunidad.

En la lanza sagrada encontramos otra vez simbolizada la fuerza creadora, que en manos de Klingsor, el maligno, causa heridas y sufrimiento, pero cuando la sostiene Parsifal, el puro, cura las heridas que la misma lanza había causado. Una gran lección se le está enseñando al hombre a través de estas alegorías, pero la persona promedio no está dispuesta a detenerse a considerarlas. No se dan cuenta de que ellos mismos son a quienes los Hermanos Mayores de la humanidad tienen que utilizar en la lucha contra las fuerzas del mal. No se dan cuenta que los dragones y los ogros de las leyendas son sus propias naturalezas inferiores, que tienen que superar. No ven en el combate cuerpo a cuerpo de los caballeros de la antigüedad por la mano de una dama, al hombre superior e inferior luchando por el alma interior.

El caballero de hoy en día no se da cuenta de que la armadura blanca que lleva es su propio cuerpo purificado que es una defensa en contra de todos los ataques del vicio y pasión, pero sin embargo este es el significado de la leyenda. Su escudo es la verdad, la cual es una protección perfecta para  el hombre interior. Su fuerte brazo derecho es el conocimiento y el poder espiritual que ha desarrollado en el interior, y la espada que usa es la luz espiritual con la que la llama pura del fuego espiritual disipa la oscuridad de la ignorancia y los demonios de la lujuria.

La lanza sagrada y la copa de los cuales se sirve el caballero son los dos polos de la fuerza creadora de la vida, cuyo desarrollo se gana a medida que diariamente sirve a sus semejantes. Muy lejos de los profanos los doce Hermanos Mayores de la humanidad se sientan alrededor de la mesa circular del universo viendo a los caballeros en su lucha de la vida, y llega el momento en que el estudiante habiendo terminado su trabajo aquí es liberado al pie del Grial. Allí el candidato se viste de pies a cabeza con la armadura del espíritu y el blanco puro de un cuerpo que ha sido limpiado. Entonces la tela es levantada la copa sagrada, y él es iluminado por la luz que lo habría matado si la hubiera visto sin purificación. Él entonces toma su lugar entre los caballeros de la Mesa Redonda, y se une quienes renuncian a todo y trabajan para la humanidad.

Cuando en la enfermedad y en el sufrimiento le rogamos al gran desconocido que nos envíe ayuda, entonces ciertamente nuestro caballero viene a nosotros como Lohengrin vino a Elsa. Cuando nuestros seres queridos pasan al gran desconocido, ahí encuentran al hermano del Grial, el ayudante invisible, que a través de jornadas de trabajo se ha ganado el derecho de ser miembro de ese gran grupo de servidores que se reúnen alrededor de la mesa del Rey, y mientras sus cuerpos están dormidos todavía trabajan en su gran búsqueda de la Luz y la Verdad, y oran por el día en que también se convertirán en Reyes del Santo Grial.





Extracto de la obra “Los Iniciados de la Llama”

 

No comments yet.

Deja un comentario

Powered by WordPress. Designed by WooThemes