El Misterio de la Pirámide (Manly Palmer Hall)

El Misterio de la Pirámide (Manly Palmer Hall)


Escucha el artículo en MP3 aquí




Llega un momento en el desarrollo del estudiante ocultista en el que comprende uno de los grandes secretos de los Iniciados, y es que cada cosa sagrada fuera de sí mismo representa algún órgano o función dentro de sí mismo. Esto, por supuesto, es cierto en el caso de la Gran Pirámide, excepto que este particular montón de piedra nombrado por muchos como la construcción más antigua en la superficie de la tierra, es el gran símbolo del hombre compuesto. En otras palabras, representa al hombre como una unidad.

Vamos primero a considerarla simplemente desde el punto de vista exterior. La primera vez que la miramos a lo lejos parece ser una gran piedra, pero a medida que nos acercamos vemos que está hecha de miles de pequeñas piedras, cada una cuidadosamente puesta en su lugar. Aquí vemos la primera semejanza entre la pirámide y el hombre. Nosotros consideramos al hombre como una unidad, pero cuando examinamos más de cerca, vemos que se trata de un gran número de pequeñas unidades, cada una trabajando en armonía con las demás. Lo mismo sucede con todo. Tomamos una vida exitosa y pensamos en ella como un todo, pero cuando la examinamos, encontramos que se trata de una serie de pequeños logros unidos entre sí.
Como miles de obreros fueron utilizados en la construcción de la pirámide, así hay innumerables obreros trabajando en la construcción de nuestros cuerpos, que son simbólicos del mismo edificio.

Existen muchas pirámides en todo el mundo. Las encontramos en América del Sur y en México; encontramos montículos que fueron hechos para representarlas entre los indios de América, y en Europa y Gran Bretaña encontramos restos de las mismas cosas. Pero hay sólo una verdadera pirámide en todo el mundo. Incluso las demás en Egipto no son más que copias de la Gran Pirámide, y fueron utilizadas como tumbas para los Faraones, pero nunca fue encontrado nadie en Keops, ni nunca hubo ninguna señal de que hubiera sido utilizada así.

Ahora vamos a continuar con nuestra analogía entre la pirámide y el hombre. Si miras en la ilustración adjunta, verás la pirámide colocada plana, y te darás cuenta de que está formada por cuatro triángulos establecidos alrededor del cuadrado central. La base de cuatro lados de la pirámide representa los cuatro elementos que componen el cuerpo del hombre. Estos son el hidrógeno, el nitrógeno, el oxígeno y el carbono, o la tierra, el agua, el fuego y el aire. Estos son la base de todas las cosas, y sobre esta base están levantados los cuatro cuerpos del hombre, cada uno desde su propio elemento. Así el cuerpo físico se levanta de la tierra. El cuerpo vital se eleva desde el agua, el cuerpo emocional del fuego, y el cuerpo mental desde el aire.
Son doce las líneas utilizadas en la elaboración de los cuatro triángulos, que representan la duodécupla constitución del hombre cuando esta completo: el triple cuerpo, la triple mente, el triple alma y el triple espíritu. También nos brinda los doce signos del zodíaco, divididos en sus respectivos grupos.

En el desierto se encuentra la Esfinge, el Guardián del Umbral mencionado por Bulwer Lytton. Representa los cuerpos del hombre, y es ese ser extraño que se debe pasar antes de que el estudiante puede continuar en su desarrollo. Los cuatro signos fijos de los que la Esfinge es un símbolo son Tauro es el Toro, Leo es el León, Escorpio es el Águila, y Acuario es el hombre, o la cabeza humana.

Ya te he dado un poco de información sobre el hueso sacro, y te dije que era la pala del sepulturero. Aquí está una imagen de la cabeza de la Esfinge, y el hueso sacro invertido cuando ha sido girado hacia arriba. Vemos la Esfinge en el sacro invertido y también en la piedra angular Masónica invertida. Todo esto es muy interesante, pero si no nos damos cuenta del significado interno de esto, su verdadero valor se pierde. Pero no es casualidad que estas cosas sean así.

La mayoría de ustedes tienen que haber oído hablar del Morador en el Umbral, esa criatura construida por nuestras propias acciones y errores. Bien en el desierto de Egipto se levanta y corta el camino a la pirámide, el templo del hombre superior. Y el mensaje que da al mundo es: “Yo soy el cuerpo. Si quieres pasar al templo primero debes dominarme, porque yo estoy dentro de ti.”

La Esfinge de nuevo simboliza al hombre, con la mente y el espíritu del ser humano surgiendo de los deseos animales y las emociones. Es el misterio de los tiempos, y el hombre es la respuesta una vez más.

Se dice que en tiempos antiguos la Esfinge era la puerta de entrada de la pirámide, y que había un pasadizo subterráneo que conducía de la Esfinge hasta Keops. Esto haría el simbolismo aún más perfecto, porque la puerta de entrada al espíritu es a través de los órganos de acuerdo con los antiguos.

Vamos ahora a entrar en la pirámide y a pasar por los corredores que llevan a la Cámara del Rey como se le llama. Hay tres salas grandes en la pirámide, que son de gran interés para el estudiante. La más alta es la Cámara del Rey, luego abajo que esta la Cámara de la Reina, y por debajo de la superficie de la tierra está el Abismo. Aquí volvemos a encontrar la correlación entre la gran pirámide y el hombre. Las tres salas son las tres grandes divisiones en el hombre que son las sedes del triple espíritu. La sala inferior es el sistema generativo bajo el control de Jehová. La sala central o de la Cámara de la Reina es el corazón, bajo el control de Cristo, y la sala superior o la Cámara del Rey es el cerebro, que está bajo el control del Padre. En esta sala superior está el cofre de piedra, cuyo significado nunca ha sido explicado, pero que el estudiante reconoce como el tercer ventrículo en el cerebro.

Es muy cierto también que este cofre era utilizado como un sepulcro durante la iniciación, como es el caso en las iniciaciones masónicas de hoy, (que son los restos de los antiguos misterios), el candidato era enterrado en la tierra y resucitado, un símbolo de la muerte del hombre inferior y la liberación del superior.

Se dice que Moisés fue iniciado en la Gran Pirámide, y algunos también dicen que Jesús fue instruido allí también. Sea como fuere, sabemos que durante miles de años desde el momento en que fue construida por los Atlantes, ha sido el mayor templo de Iniciación en el mundo. También parece que su trabajo aún no ha concluido, porque silenciosamente están enseñando a aquellos que verán los misterios de la creación.

Muchos dicen que es el Templo de Salomón original, pero sabemos que no es verdad, porque si bien puede ser el primer y original templo material, el verdadero templo de Salomón es el universo, el templo del Hombre Solar, que poco a poco va siendo reconstruido en el hombre como el templo del Alma del Hombre.

Probablemente no hay ningún punto que sea tan importante en relación con la pirámide que el de la Piedra Angular. La punta de la gran pirámide es un lugar relativamente plano por unos diez metros cuadrados. En otras palabras, LA VERDADERA PIEDRA QUE ES LA CABEZA DE TODAS LAS ESQUINAS ESTA PERDIDA. Si observamos el reverso del sello de los Estados Unidos, encontramos de nuevo la pirámide en la que la punta está separada. Omar Khayyam, el poeta persa, nos da el secreto de la piedra angular cuando dice:
“De mi metal base puedo forjar la llave,
Que ha de abrir esa puerta, ante la cual aúlla.”

El valor de la piedra se comprende mejor cuando entiendes que completa todos los triángulos a la vez, y sin la cual ninguno de ellos está completo.

Esta piedra es el espíritu del hombre, que cayó de su alta posición, y se ha perdido bajo los escombros del hombre inferior. Esta es la verdadera piedra de la punta que está escondida en el fondo del templo del hombre, la que debe exhumar y colocar de nuevo como la verdadera corona de su pirámide espiritual.

Él sólo puede hacer esto cuando llama a los miles de trabajadores dentro de sí mismo y los reúne para servir al hombre superior. No debe haber traidores para asesinar al constructor esta vez. Y Lucifer, el que el hombre rechaza como el diablo, es el que debe a través del planeta Marte enviar al hombre la energía dinámica que el hombre mismo debe transmutar del fuego de la pasión a la llama del espíritu. Deberá entonces tomar las herramientas del oficio y cortar y pulir su propio ser hasta convertirse en la piedra de la punta del Templo Universal.

Es interesante observar cómo las piedras de revestimiento que alguna vez hicieron a la pirámide tan bella y auténtica fueron llevadas para construir las ciudades cercanas, y en relación a eso es interesante señalar cómo el alma del hombre, las piedras de revestimiento de su templo espiritual, han sido sacrificadas para que él pudiera tener cosas materiales.

Al mirar las fotos de la antigua pirámide y la Esfinge las cuales han resistido en las arenas de Egipto durante mucho tiempo, vamos a ver en ellos nuestro propio templo de misterio, hecho sin el sonido del martillo o la voz de los obreros. Y como lamentablemente ocurre está sumamente en ruinas, estropeado por los siglos de abandono, acordémonos de nuestro templo, que su piedra angular está perdida y que también nuestras paredes se están cayendo por el abandono. Aprendamos la lección que enseña, apresurémonos a perfeccionar nuestra pirámide, completándola con la piedra del espíritu, a ofrecer sobre sus altares nuestro sacrificio al Gran Espíritu Solar, y a enterrar nuestra naturaleza inferior en su cofre antiguo. Entonces nos serán revelados sus misterios, y los labios sellados de la Esfinge revelarán su secreto.





Extracto de la obra “Los Iniciados de la Llama”

 

No comments yet.

Deja un comentario

Powered by WordPress. Designed by WooThemes