ABC para abordar a Eckhartshausen

Comparte este contenidoShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on Pinterest

Con Karl von Eckhartshausen (1752-1803) el pensamiento rosacruz alcanza su punto más alto. Hijo natural del conde Karl von Haimbhausen, se dedicó al estudio de la filosofía y leyes en la Universidad de Ingolstadt.

Estudioso de las obras de Jacob Boehme, entró en contacto con los Hermanos Mayores de la Rosacruz quienes le proporcionaron un caudal de conocimientos fantásticos que plasmó en sus obras, las que -lamentablemente- hay muy pocas con traducción al castellano.

En su reconocida obra “La nube sobre el santuario” (1802) habla largamente sobre una Iglesia Interior que los escritores esotéricos contemporáneos relacionan con la Logia Blanca. Otro escrito interesantísimo son las “Cartas Rosacruces”, de dudoso origen (véase más abajo).

Eckhartshausen se nutrió de fuentes esotéricas cristianas y judías, siendo un referente en temas cabalísticos y herméticos.

Quien desee introducirse seriamente en el rosacrucismo no puede pasar por alto “La nube sobre el santuario”, tal vez la obra más importante de la historia rosacruz.




 

BIBLIOGRAFÍA DISPONIBLE EN ESPAÑOL

* La nube sobre el santuario [Die Wolke über dem Heiligtum, 1802], el pináculo de su pensamiento, escrito un año antes de su muerte. Hay una versión en portugués titulada A Nuvem sobre o Santuário.

* Cartas rosacruces: las siete puertas del misterio divino. Una obra que presenta una serie de epístolas de instrucción compiladas por Frater Zalburis y atribuidas a Eckhartshausen, en un estilo similar al de “La nube sobre el santuario”. Sin embargo, la autoría de Eckhartshausen está en discusión, ya que dichas cartas fueron publicadas originalmente en “The Theosophist” desde Julio 1887 a diciembre del mismo año, con la firma de “F.H.”, sin dudas Franz Hartmann.

Más tarde, las cartas fueron publicadas en la publicación “Rays from the Rose Cross” de la Fraternidad Rosacruz de Max Heindel aunque sin atribuirlas directamente a Eckhartshausen sino haciendo referencia a “antiguos miembros de la Orden”. Recién en 2012, la Orden Rosacruz AMORC rescata del olvido estos escritos y los publica en español con el título “Cartas Rosacruces”.

Las publicaciones teosóficas de la época, como “Lucifer” en su número de diciembre de 1887 dicen: “Dr. Hartmann continues his series of “Rosicrucian Letters” with a number of extracts from the papers of Karl von Eckartshausen” (“El Dr. Hartmann continúa su serie de “Cartas Rosacruces” con una serie de extractos de los papeles de Karl von Eckhartshausen”), por lo cual puede suponerse que el propio Hartmann atribuía estos escritos al rosacruz alemán del siglo XVIII. Aún así, esta correspondencia sigue siendo un enigma. Todos le atribuyen gran valor, pero nadie puede asegurar su autoría.

* Dios es el Amor más puro [Gott ist die reinste Liebe, 1791] de la cual pueden encontrarse dos versiones, una del argentino Alejandro Silvani “Fiducius” y otra española de 1851.

* Catecismo de la Química Superior (1795), que es el apéndice de la obra “Aufschlüsse zur Magie aus geprüften Erfahrungen über verborgene philosophische Wissenschaften und verdeckte Geheimnisse der Natur”.

* Unas palabras desde lo más interior [Einige Worte aus dem Innersten, 1797], un interesante compendio de enseñanzas espirituales.

También es posible encontrar en español un escrito titulado A la tardanza que pone el alma para volver a Dios, que es un extracto de “Dios es el Amor más puro” (1791).




7 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *