ABC para abordar a Helena Blavatsky

Comparte este contenidoShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on Pinterest

La controvertida escritora rusa Helena Petrovna Blavatsky (HPB) puede considerarse, junto con Eliphas Lévi, la impulsora del moderno esoterismo occidental. Viajera incansable, fundó en 1875 la Sociedad Teosófica en Nueva York junto a Henry Steel Olcott y William Quan Judge.

Aunque su obra más importante es “La Doctrina Secreta” (The Secret Doctrine, 1879), nadie que esté en su sano juicio comenzaría el estudio de la Teosofía Blavatskiana con ese libro. Por eso hemos creado este breve artículo con los libros que consideramos el A-B-C para comprender a Blavatsky sin recurrir a otros autores (lo cual sería perfectamente válido y que contemplaremos en próximos artículos).

BIBLIOGRAFÍA RECOMENDADA

Oscura, barroca y en ocasiones impenetrable, el acceso al canon de HPB necesita de una “llave” y esta llave (clave) es “La Clave de la Teosofía” (The Key to Theosophy, 1889), una de sus últimas obras, escrita en forma de preguntas y respuestas, conteniendo una síntesis bastante accesible de las enseñanzas teosóficas.

Como un complemento de esta obra introductoria, puede ser aconsejable estudiar un texto corto titulado “Ocultismo práctico” (Practical Occultism) publicado en 1948 por Kier. Sin embargo, los blavatskianos fundamentalistas como Carlos Cardoso Aveline advierten que una sección de este libro (“Insinuaciones prácticas para la vida diaria”) no pertenece a Blavatsky sino a sus sucesores. Véase el artículo de Cardoso Aveline.

Dejando de lado las obras de ficción que escribió Blavatsky (“Por las grutas y selvas del Indostán”, “Narraciones ocultistas y cuentos macabros” y “El país de las montañas azules”) otro libro que podríamos considerar como básico para conocer los fundamentos del pensamiento teosófico de fines del siglo XIX es el clásico “Isis sin velo” que -aún escrito en un estilo bastante intrincado- es un paso previo necesario antes de sumergirse en “La Doctrina Secreta”.

Blavatsky escribió numerosos artículos de temáticas diversas que fueron magistralmente compilados por Boris de Zirkoff, y que no cuentan con una traducción oficial al idioma castellano, aunque en los últimos años un esforzado grupo de estudiantes de Teosofía y simpatizantes de HPB (organizados por el incansable José Rubio Sánchez) se ha empeñado en traducir tomo a tomo estos escritos recopilados (Collected Writings).

No podemos olvidar en este resumen la obra  “La Voz del Silencio”, transcrita por HPB del “Libro de los Preceptos de Oro” del Tibet, aunque para abordar su estudio se requiere el manejo de ciertas claves y conceptos que solamente podrán conocerse con un estudio pormenorizado de la filosofía oriental y la teosofía blavatskiana.

Resumiendo, el A-B-C para estudiar a Helena Blavatsky podría ser el siguiente:

a) “La Clave de la Teosofía”
b) “Ocultismo práctico”
c) “Isis sin velo”

ACCESO DE MIEMBROS




20 comentarios

  • Salvador Ortega garcía

    Me gusta la forma en se pretende introducir a los lectores a la Teosofía de la Señora Helena Pretovna Blavatski, pues yo empece con Isis sin velo y la verdad que me costo mucho trabajo entender y comprender su contenido, sobre todo eso de las razas y las subrazas así como las edades y los ciclos. para continuar después con la doctrina secreta, y al final la clave de la teosofia
    simultáneamente leer a Eliphas Levi y sus múltiples escritos. y aún estoy en eso, no termino con la doctrina secreta. gracias por compartir

  • Soy un asiduo lector del Esoterismo

  • Muy interesante el poder ver la situación, en la cual, muchas veces nos encontramos las personas que nos gusta saber para comprender la obra de Blavastky entender. Gracias por dar éste conocimiento de aprendizaje básico.

    • Conocí un Ángel Oteros hace muchos años, cuando además de estudiar a HPB recorríamos el sur de España haciendo de arqueólogos-teósofos, con Toni Chao, Félix M., yo soy Alberto C. ojalá fueras ese Ángelito .

      • Hola Alberto, en efecto, soy yo, Angelito.
        No sabes lo cuento que nos acordamos Toni y yo de tí y de todos los del grupo.
        Desearíamos de algún modo quedar algún día para pasárnoslo bien, para contarnos cómo nos ha ido en la vida, entre otras cosas.
        Ojalá que veas éste mensaje, yo me acabo de dar cuenta ahora, siendo las 16:36 de la tarde del 17 de agosto 2017, desde Robledo de Chavela.
        Aquí te dejo mi teléfono móvil: 634-27-16-69

  • Y la doctrina secreta ?

    • Más adelante publicaremos algunos consejos para estudiar la Doctrina Secreta, pero queda claro que no entra en el ABC sino que es una lectura bastante más avanzada (y complicada) ¿Leíste el artículo?

  • H.P. Blavatsky fue más que todo precursora de la Segunda Venida del Cristo, es decir, del Avatar de la Era del Aquarius; la que preparó a la humanidad en las finales del ciclo humano (Kali Yuga) en el esoterismo, de tal manera que cuando venga el “campeón” ya encuentre trillado la selva del mundo moderno y no fracase.

  • Julio Manuel Medrano

    Me gusta el estudio de esoterismo

  • Estudio el Esoterismo y me gusta, he leído a HPB, difícil comprenderla pero estas guías que nos da son valiosas, voy a intentarlo,

  • Una excelente oportunidad de compartir los conocimientos de la maestra HPB , también les recomiendo el libro que escribió sobre sus comentarios esotéricos del Pistis Sophia, muy abstracto, pero recomendable a los que les gusta profundizar el tema.

  • jose luis garcia conde duran

    es muy importante saber los consejos para poder tener acceso real a la doctrina secreta a traves de las sugerencias, es desde mi parecer un consejo invaluable, ya que lo que personalmente me interesa es conocer, comprender y asimilar toda la sabiduria de esta gran maestra.

    muchisimas gracias

    akenatonra

    akenatonra05@hotmail.com

  • José Clemente Vázquez

    Amigos; lo siguiente me hecho reir: “La Doctrina Secreta” (The Secret Doctrine, 1879), nadie que esté en su sano juicio comenzaría el estudio de la Teosofía Blavatskiana con ese libro.-

    No pude menos que reirme al leerlo: Tendría yo entre 31 y 33 años, no más con toda seguridad, cuando llegó a mis manos sin haberlo yo buscado ni sabido nada de él ni de su autora ni de la Sociedad Teosófica, un viejo ejemplar de la “Doctrina Secreta” (El Libro de Dzian). Me lo entregó una “mujer” de la cual no recuerdo siquiera su nombre. Nos conociamos por concurrir como tantos otros a una escuela espiritista (La Escuela Basilio) a la cual, en uno de mis tantos momentos de crisis existencial, llegué acompañado por un amigo, alrededor de mis 26 años. “Ella”, que solía mantener charlas conmigo sobre cuestiones espirituales en la sede de la escuela mencionada, se me acercó un día con el libro en la mano, y ofreciéndomelo, me dijo; “te los presto, quiero que lo leas, a vos te va a gustar porque podés entenderlo, cuando lo termines me lo devolvés y contame”.

    Yo, algo sorprendido por su afirmación de que pudiera comprenderlo, tomé el libro agradeciéndole. Me advirtió que era muy “fuerte” el libro, que no era para cualquiera, pero que consideraba que yo podría con él.

    Lo que más me preocupaba por ese entonces, no solo en este caso, con respecto a lo espiritual, fue que muchas personas me dijeran lo mismo que “Ella” me dijo al darme el libro, que yo podría, dado que este tipo de aseveraciones hacia mi persona me fastidiaba internamente, pues no entendía porqué causa veían en mi cierta característica, condición o capacidad que yo francamente ignoraba tener, porque además nadie me específicaba claramente en qué consistía. Y asi sigue siendo actualmente, solo que ya dejó de preocuparme, pues ya no me siento más el “patito feo”.

    Lo cierto es que llegó a mi en época propicia con respecto a dedicarle suma atención, vivía solo hacia breve tiempo y en mis planes estaba tomarme vacaciones invernales por primera vez en mi vida, para dedicarme pura y exclusivamente a leer una cierta cantidad de libros, de los cuales me había provisto, por causa de tener empleo fijo asegurado por primera vez en mi vida.

    Cuando le llegó el turno a este libro, lo examiné primero hojeándolo a vuelo de pájaro, como suelo hacer generalmente. Eran los años finales de una cruel dictadura, aunque nadie lo sabía (1979-80). Entrado ya en su lectura, no tardé mucho en darme cuenta que la primera dificultad que se me presentaba, era la gran cantidad de términos de los que desconocía su significado.

    Era una edición vieja de la editorial Kier, en un solo tomo. No lo recuerdo bien pero creo que era de la primera mitad del siglo XX. Ante tal obstáculo, recordé de pronto que la autora hacia una recomendación al lector, y abrí el libro para volver a leerla, era breve, pero para mi muy concreta: Le sugería al lector que en caso de complicárcele entender, entonces, dejara de lado la razón y encarara su lectura siguiendo la Intuición.

    Pues bien, eso fue entonces lo que hice, no sin primero quedarme algo perplejo con la sugerencia. Bien sabía yo por ese entonces que era la intuición, pues casi cotidianamente debía valerme de ella forzadamente en aquellos tiempos, pues era (y aun lo soy) un intuitivo de nacimiento. Aunque racionalmente aun no lo podía explicar y ni siquiera dármelo a entender a mi mismo.

    Y todo cambió inmediatamente. Comencé asombradamente a entenderlo todo, porque se me presentaba en imágenes (en lo mental) todo cuanto leía, y bien entendía, tanto que después de horas y horas, mucho tiempo, días que estuve leyendo y releyendo llegué a un punto en que dije; “basta, no quiero enterarme más”.-

    Luego leí Isis sin Velo, y leyéndolo sin problemas entendí que racionalmente primero debía haber leído tal libro, pero si asi lo hubiese hecho, seguramente nunca hubiese leido la Doctrina Secreta del modo en que la leí, y por ello no hubiese obtenido todo lo que obtuve de conocimiento, un conocimiento que ha sido y es cimiento y pilar en mi vida para comenzar a lograr alcanzar la Comprensión de muchas cosas, tanto del Todo como de mi mismo.

    Entonces, considero hoy día que la razón o racionalidad tiene sin dudas sus méritos, pero solo para lo concreto, la razón no sirve para explicar el Amor, por ejemplo. De todos modos, alcancé un día los estudios universitarios, el camino de la razón lo transité también. Pero lo mejor en mi camino concreto sobre lo espiritual me lo dieron por un lado Jesús, discurso crístico y por otro “Ella” conocida como Helena Petrovna Blavatsky (HPB) “Upasika”.

    El Libro de Dzian era para mi, entre tantos que en el mundo por ese entonces lo hayan recibido como yo. Marcó en lo espiritual a mi actual vida para siempre.
    Clemente.-

    • ¡Buena anécdota! Pues en mi caso “La Doctrina Secreta” fue uno de los primeros libros que leí, pero con el Glosario Teosófico al lado. No entendí mucho pero hubiera comprendido más si hubiera leído antes “La Clave de la Teosofía” u otras obras más sencillas. ¡Saludos cordiales! Phileas

    • Muchas gracias por compartir tu experiencia.
      Leo a la Sra Blavatski, pero reconozco que se me hace pesada la lectura de sus libros porque siento que la cantidad de informaciòn que brinda supera mi entendimiento.!!

  • Intuición, amor y razón, que mejor conocimiento para una vida mejor.

  • Excelente esta idea del A-B-C por autores.

    Gracias.

  • Es curioso el modo de las personas al acercarce al estudio de la Teosofia y por ende al de el Esoterismo sin tantas divagaciones,en mi caso a la edad de 7 años empezaban a llegarme informaciones,temas, y lo mas importante bibliografias que se quedaron marcadas en mi mente,una de ellas fue La Doctrina Secreta y a una edad muy temprana la empece a buscar,en los años siguientes ya tenia nociones de terminologia ocultista muy variopinta dependiendo autores y corrientes filosoficas, a los 27 llego el tesoro que busque por casi 20 años si La Doctrina estaba en mis manos,fue mi introduccion y comienzo en los estudios teosoficos,aunque me tarde casi 3 años para leerla desde el 1er hasta el ultimo tomo,entendi cosas que ya intuia,era como recordar cosas que estaban en lo profundo de la mente. Si estoy de acuerdo en lo que dicen muchos de los comentarios anteriores que es dificil epezar por dicha obra, aunque creo que cada persona encuentra diferentes causalidades en su camino. La segunda obra que llego a mis manos fue Isis sin Velo,pero como que ya no me parecio tan impactante como la primera obra. Lo que ahora veo como una necesidad es una gia de estudios para abordar La Doctrina porque aunque ya la eh leido 2 veces siento que hay algo mas que se encuentra entre sus parrafos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *